viernes, 27 de marzo de 2009

Relato de un sueño. Capítulo III

Ante la imposibilidad de acudir a Anfield en la tarde del lunes a ver el museo para poder darle una palmadita al famoso cartel “This is Anfield” del túnel de vestuarios, por motivo del entrenamiento a puerta cerrada del equipo madrileño, fuimos a dar una vuelta por los alrededores del hotel. Así conocimos “The Cavern”, el club donde empezaron a tocar los Beatles en los años 60, o la tienda oficial del Liverpool, que nos recibió con los brazos abiertos, todo preparado para la visita de los españoles. Entre otras cosas, compramos unas medias de la primera equipación, y desde que las lleva, mi hermano se sale en su equipo juvenil y hasta marca de chilena, cual Torres con su brazalete liverpudlian en el Atleti.

Más tarde teníamos toda la expedición de socios madridistas y afortunados premiados una cena en el mismo hotel, en la que tuvimos la suerte de conocer a unos simpáticos asturianos aficionados del Sporting, que viajaban gracias a Bwin, y a dos entrenadores de los Infantiles A y B de la cantera blanca, que nos estuvieron contando algunos entresijos de la Fábrica. Por la mañana del día siguiente hicimos un tour por la ciudad, visitando entre otros las catedrales católica y anglicana y el museo que explicaba la historia de la banda de música más famosa de la historia. Después de comer en un restaurante cubano teniendo en la mesa de al lado a Davor Suker y de realizar el check-out del hotel entre Martín Vázquez y Bakero, estábamos listos para desplazarnos al estadio.
En el autobús ya íbamos viendo como la marea de aficionados de ambos equipos aumentaba según nos acercábamos a Anfield Road. Al llegar lo primero que hicimos fue comprarnos la bufanda conmemorativa del partido, mitad madridista, mitad liverpudlian. Teníamos poco tiempo y muchas cosas que ver así que dimos una vuelta al estadio intentando fijarnos en todos los detalles: la estatua de Bill Shankly en el exterior de The Kop, la puerta de You´ll never walk alone junto al monumento en memoria de los fallecidos en la tragedia de Hillsborough, y otras muchas cosas que hacen mítico al estadio del Liverpool, todas ellas rodeadas de manadas de gente cantando. Se respiraba en el ambiente algo especial y todavía no habíamos entrado. Precisamente la entrada nos impresionó: para acceder tienes que pasar prácticamente de lado para caber por una estrecha puerta mientras le das la entrada a una señorita y otro empleado te mira la mochila. Ya estábamos dentro, pero todavía quedaba lo mejor.


6 comentarios:

MyS02 dijo...

Muy bueno, vamos a por la cuarta parte

hoeman dijo...

Joder, qué nivelazo. Supongo que disfrutarías de lo lindo.

tunde dijo...

@ MyS02

Gracias, mañana el último capítulo.

@ hoeman

Ya ves si disfruté. Gracias por pasarte.

davidalonso dijo...

Hola amigo muy bn echo tu blog,soy sevillista(y mi idolo Kanouté y Luis Fabiano,lo contario k tu jeje xd)

Siga mi blog y vote y COMENTE ok?¿

www.sevillafcelmejor.blogspot.com

tunde dijo...

@ davidalonso

Gracias. Que conste que Kanouté me parece un jugadorazo, de un nivel altísimo, pero es el único del Sevilla que me gusta, es un equipo que no me cae bien, lo siento. Luis Fabiano no es que no me guste, es que me parece ridículo. Pero en fin...

Un saludo

Jorge-George Olmos dijo...

Muy bueno el blog,el video y todo
Te agrego a mi blog,ok?

Un abrazo

http://atletico-liverpool.blogspot.com/