lunes, 23 de marzo de 2009

Relato de un sueño. Capítulo I.

Mi hermano siempre ha sido un fanático del fútbol. Tanto que con 3 años ya se aprendió de memoria el álbum de cromos del mundial USA ’94. Siempre se quedaba enganchado cuando había fútbol por la tele y pronto se hizo “supporter” de un Liverpool cuya estrella era Michael Owen y en el que empezaba a despuntar un joven llamado Gerrard que llevaba el número 17. A mí, que en aquella época no seguía con tanta pasión el deporte rey, la vena “red” me llegó algo más tarde, como a muchos españoles, cuando vimos a un equipo con varios compatriotas levantar un 3-0 adverso ante el Milan para proclamarse campeón de Europa en los penalties de una final histórica en Estambul. Pero desde entonces, y tras descubrir tantos entresijos y leyendas de la historia y de la mítica afición del club inglés, nuestro apoyo al Liverpool no ha hecho más que aumentar. Hasta el punto de que cuando en el pasado mes de diciembre vimos que al Madrid, nuestro equipo de siempre, le tocaba jugar en Anfield, decidimos buscar como fuese la manera de asistir al histórico evento. Pero no tardamos demasiado en descubrir que las pocas probabilidades de encontrar unas entradas para el partido pasaban por acudir a la recompra en los alrededores del estadio el mismo día del partido.

Cuando ya se nos había quitado de la cabeza la idea de viajar a Liverpool, apareció el concurso de Rexona. Ya había participado en más de una ocasión en las que regalaban entradas para los partidos del Bernabeu a cambio de escribir un pequeño texto explicando por qué merecía asistir al partido o cuál debía ser la táctica utilizada por el equipo para alcanzar la victoria. Aunque nunca había resultado premiado, en mí quedaba una pequeña esperanza cuando escribí el decálogo de las remontadas de Juanito. A los pocos días y quedando tan sólo una semana para el ansiado partido de vuelta, me llamaron por teléfono para comunicarme que me había tocado. Al principio pensé que era una broma, pero no lo era: viaje a Liverpool en el avión del equipo el día antes del partido, estancia en un hotel de 4 estrellas con nombre de canción de los Beatles y situado en el centro de la ciudad y dos entradas para el duelo de Anfield, todo incluido. En el último momento lo habíamos conseguido y además de una manera única. No podíamos creerlo. No podríamos olvidarlo.



The Beatles - In my life

4 comentarios:

MyS02 dijo...

Solo el viaje sin el partido merece la pena, ya contarás la 2ª parte, muy interesante. Saludos

Juan LFC dijo...

Estaremos atentos a los próximos capítulos.

Hay una anécdota con respecto al hecho de que te tocase el concurso de Rexona y es que a otro lector de Liverpool Madrid le tocó un sorteo en Bwin. Pablo. Os vi en una de sus fotos. Así que parece que a mí no me toca nada pero a los que de vez en cuando me leis, sí.

Jorge dijo...

Snif, snif....

tunde dijo...

@ MyS02

Mereció la pena. Gracias por pasarte. Ahora publico el segundo capítulo.

@ Juan LFC

Gracias por pasarte.

Con Pablo, el asturiano, estuvimos durante gran parte del viaje, pero no sabía que era lector tuyo. A mí tampoco me había tocad nada nunca, así te recomiendo que sigas intentándolo. De todos modos no era sorteo, sino que en teoría escogían a los más originales, así que debió gustarles el decálogo.