viernes, 24 de julio de 2009

Granero sí ilusiona

La vuelta de Granero al Real Madrid por fin se ha confirmado oficialmente. De hecho, esta mañana ya ha entrenado con el equipo y podría incluso jugar el domingo la Peace Cup en el Bernabéu. En lo que a mí respecta, esto sí produce ilusión, más incluso que la llegada de los cracks. Ahora lo veo todo de otro color, veo que se están haciendo bien las cosas. No sé si está influyendo más la suerte que la capacidad de los planificadores, pues al fin y al cabo la llegada de Granero se ha producido más por una serie de desdichas como la tragedia de De la Red y las dificultades en los fichajes de Ribéry y Xabi Alonso que por la verdadera intención del Madrid de repescarle. Ahora lo venden desde Marca y otros medios como un gran fichaje en la 'canterización' y españolización de Florentino, pero si hubiera sido algo prioritario habría firmado hace un mes. Igualmente, lo importante es que ya está aquí, y al leerle o escucharle decir que ahora ya todo depende de él, uno intuye que tarde o temprano se hará con hueco.

Granero es ejemplar en su comportamiento como madridista de corazón. Eso se puede ver en cada palabra que pronuncia y cada decisión que toma y no solamente atendiendo a la rebaja de su sueldo. Pero lo mejor es que futbolísticamente tiene el nivel necesario para jugar en el Madrid desde ya mismo, y una progresión que le hace ser el máximo favorito a heredar la camiseta con el número 7 desde el mismo momento en que se retire Raúl. Cumple todas las condiciones para ello, sabe lo que significa porque conoce la historia del Real Madrid, porque lleva el escudo tatuado en su corazón. El Pirata llegó a los 8 años al club, ha pasado por todas las categorías siendo siempre uno de los jugadores más importantes, como cuando ganó el torneo alevín en el Palau Sant Jordi ante el Barça, marcando con 12 años y el brazalete de capitán un golazo de falta en la prórroga de la final. Más tarde lideró en edad juvenil al Real Madrid C antes de dar el paso al Castilla, donde realizó una temporada excepcional junto con Mata, Negredo, De la Red o Codina a pesar de que el equipo de Míchel descendiera a Segunda B. Los que le hemos seguido en estos dos años en Getafe somos conscientes de su progresión. Un equipo que en su primer año y con Laudrup de entrenador realizó grandes hazañas como llegar moralmente a semifinales de la UEFA Cup o jugar la final de la Copa del Rey, siempre con Granero con papel protagonista. Esta pasada temporada, pese al paso por el banquillo de Víctor Muñoz con más pena que gloria, Esteban jugó 35 partidos marcando 5 goles y siendo en el tramo final con Míchel uno de los líderes del equipo, materializando la permanencia del equipo madrileño con un gol en el Sardinero en la última jornada.

Estudiante de tercero de Psicología, entrenador de un equipo juvenil en Pozuelo, fan y amigo de grandes músicos de este país como Quique González o Pereza. El Real Madrid tiene que saber que jugadores como Granero son muy necesarios y hasta imprescindibles, deportiva e institucionalmente hablando. Con Granero uno se identifica al máximo porque es alguien como tú o como yo, alguien de fiar, un tipo por el que se puede poner la mano en el fuego. Granero se convierte para aquel que conoce su historia en un personaje entrañable. Esa historia no ha hecho más que comenzar y les aviso de que será bonita, por eso les invito a seguirla de cerca. Porque Granero será grande en el Real Madrid, más aún de lo que ya es.

3 comentarios:

Enrique dijo...

Aquí el problema es que, pase lo que pase, venga quién venga, en el Madrid hay jugadores con el puesto asegurado. Hablo de Raúl claro. Sí, ayer volvió a marcar. De hecho, si eres el delantero titular indiscutible y que juega los 90 minutos en cualquier circunstancia en un equipo como el Madrid, lo normal es que, con cierta frecuencia metas goles. Ayer eché de menos en Pellegrini la valentía de sentar a Raúl, de dejar a Benzema en el campo y probar una delantera de futuro con Higuaín, así como la valentía de jugar con dos extremos (Ronaldo y Robben). En fin, dicen que el problema del Madrid está en los jugadores veteranos, yo digo que está en la incapacidad que a todos los entrenadores les entra de repente cuando empiezan a trabajar en el club.

tunde dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Enrique, todos sabemos que es muy difícil sentar a Raúl. Pero confío en Pellegrini. Quitó a Benzema y Ronaldo porque dijo que no quería que jugaran más de una hora, por cuestiones físicas y porque el martes hay otro partido. Seguramente ante el Liga de Quito Raúl no salga de titular y habrá más cambios, Pellegrini ha planteado estos dos partidos como prácticamente uno muy largo, por la cercanía en las fechas y debido al esfuerzo físico que supone recién empezada la pretemporada. Respecto a lo que comentas de jugar con Robben y Cristiano en las bandas, la verdad, lo veo complicado. No te digo que no se utilice en momentos determinados como recurso puntual, pero creo (y además me parece buena decisión) que Pellegrini utilizará más mediapuntas en esos puestos. De hecho lo ideal sería Kaka en un lado y Sneijder/Granero en el otro, con Ronaldo y Benzema en punta. A Robben quieren venderlo como sea, lo que pasa es que nadie le quiere, pero en principio si se queda no partirá como una pieza muy importante del equipo.

Por cierto, aunque no escribiré un post (más que nada por temor a que esto se convierta más en la bitácora de un fan de Granero que en lo que debiera ser), decir lo impresionante que fue el debut del Pirata de blanco en su estadio. Simplemente, magnífico. El madridismo le quiere y se lo demostró al salir al campo, y él quiere triunfar desde ya y lo demostró también, estrellando el balón en el travesaño en su primera acción, desde su casa, como haría el mejor CR, y diciendo "ojito, que ya estoy aquí, con más ganas que nadie". El Bernabeu respondió coreando su nombre, y él siguió a lo suyo, porque sabe bien qué es lo que tiene que hacer y los pasos que debe seguir, y al terminar el partido, lejos de la euforia, mostró su malestar por el mal resultado del equipo. Magistral.

Enrique dijo...

Dios ha oído nuestras plegarias