sábado, 11 de abril de 2009

El no fichaje de Cristiano Ronaldo

Desde que en el verano de 2000 Florentino Pérez llegara a la presidencia del Real Madrid, impuso una política de fichajes basada en traer al crack del momento, al Balón de Oro de turno cada año, dando igual las necesidades futbolísticas del equipo, la edad y el equipo de procedencia del jugador a fichar, y sobre todo su precio. Así, en cuatro veranos consecutivos llegaron al club blanco jugadores de la talla de Figo, Zidane, Ronaldo y Beckham. Poco después, todo ese barco se hundiría por la ausencia de un capitán que lo supiera conducir. El galacticidio hizo mucho daño al equipo y el club entró en una crisis institucional de la que aún no ha salido. Por medio pasaron otros presidentes, que intentaron no cometer los mismos errores. Así, Ramón Calderón se propuso hacer un equipo, sin olvidar las piezas más importantes, y sin descartar los fichajes de grandes estrellas a precios desorbitados. Y ahí surgió el jugador que estaba de moda. Cristiano Ronaldo cumplía todos los requisitos del mejor galáctico. Como Figo, era portugués, jugaba en su misma posición y provenía de la cantera del Sporting de Lisboa. De Zidane podríamos decir que heredó el reconocimiento indiscutible como mejor jugador del mundo. Con Ronaldo compartía apellido, ni más ni menos, y además se acercaba a sus cifras goleadoras. Y además llevaba el 7 del Manchester United, su poder mediático alcanzaba las cotas más altas, y era más querido por las adolescentes que por los verdaderos amantes del fútbol, igual que Beckham. Incluso se sumaban otros factores que hacían aún mejor su fichaje: a diferencia de los anteriores, él era aún joven con toda una carrera por delante, había mostrado su deseo de venir con constantes guiños a la afición blanca y además se necesitaba alguien en su puesto.

El presidente blanco estaba empeñado en acometer su fichaje costase lo que costase. Pero como dijo en su día Juanma Trueba, “Ramón Calderón tiene tanta suerte que hasta presume de ello y ni siquiera eso le gafa”. A pesar de que reincidió durante su mandato en multitud de errores, las cosas no le fueron mal y el Madrid ganó dos ligas en dos años, todo pese a sus desaciertos. Estoy convencido de que esa suerte que parecía seguir al ex-presidente fue la que decidió que no viniera el luso cuando todo indicaba lo contrario, y a pesar de que muy pocos desaconsejábamos su fichaje.

Después pasó todo lo que ya conocemos, ni la suerte pudo salvar al palentino de la quema y tuvo que dimitir por aclamación popular, después de demostrarse que se había reído de todo el madridismo. Pues bien, todavía desde fuera, hoy sigue prometiendo fichajes. Ahora advierte que Cristiano Ronaldo ya está fichado para el año que viene. No me pregunto ahora si dirá la verdad, pero imaginemos que sí.

Por fin lo ha conseguido, pero como ve que su enemigo Florentino puede ser quien oficialmente efectúe su fichaje, quiere dejar claro que el pacto ya lo negoció él, que es un fichaje suyo. Cristiano parece tener confirmado su traslado al club blanco. Pero los acontecimientos giran y giran. Entre los candidatos a la presidencia destacan dos, Eugenio Martínez Bravo y Florentino Pérez. El primero ya ha asegurado que no lo quiere, es demasiado caro y prefiere invertir ese dinero en varios jugadores, con lo cual llevaría al traste el acuerdo de Calderón, y CR7 recibiría un portazo en las narices. Y el segundo, el favorito en todas las apuestas y de todos los medios de comunicación, pese a que no ha hablado, parece que quiere cualquier cosa que se mueva, y recordemos que el mancuniano cumple con todos los requisitos para ser el mejor galáctico. Quiere volver por todo lo alto para enmendar sus errores del pasado y qué mejor que trayendo a los cracks que más portadas y camisetas venden. Aún así hay algo que le echa para atrás. Ramón Calderón le traicionó, le ha criticado abiertamente y le ha declarado la guerra convirtiéndose así en un enemigo al cual no quiere dar ni agua. Y él mismo ha advertido que si viene Cristiano no será mérito del presidente que lo presente sino suyo, pues ya hizo las gestiones antes de salir. Así pues, si Florentino le trae todo el mundo sabrá que el verdadero artífice es su enemigo, y como de esa manera le daría alas, decide desechar su fichaje.

Hasta aquí es todo una suposición. Pero de una manera u otra, parece que los acontecimientos se desarrollan para impedir en todo momento la llegada al Madrid de alguien que, no obstante, parece predestinado a jugar de blanco. ¿O serán solamente las ganas que tenemos algunos de que no venga?

6 comentarios:

Edu Garcia dijo...

Yo cada vez que veo por la tele que a los periodistas, aficionados, etc. se les cae la baba con Florentino, me pregunto???
¿Ya nadie se acuerda del final de Florentino? ¿De lo mal que lo supo llevar?

Te interesa un intercambio de links compañero!!!!

Chechu dijo...

Como aficionado del Madrid y del Manchester, aconsejo que el Madrid no fiche a CR. ¿Por qué? Como se veía, el rendimiento del luso ha bajado considerablemente en comparación con las otras dos temporadas. De hecho, aparte de tirar faltas y penalties, no está demostrando mucho más. Su precio de 80 millones es una barbaridad. Para el Manchester 80 millones por CR sería un éxito, aunque tampoco lo convendría deshacerse del luso.

SAludos

tunde dijo...

@ Edu Garcia

Si me sigues leyendo, podrás ver que Florentino no es santo de mi devoción.

Ahora te enlazo. Saludos!

@ Chechu

Yo es que al ManU le tengo un poco de manía, así que ya me viene bien que CR se quede allí. Efectivamente ha bajado su rendimiento, pero aunque lo hubiera subido me parecería una burrada pagar ese dineral, y no precisamente porque no lo valga.

Saludos

CALIGULA dijo...

Yo creo que de algún momento a otro el pase terminará haciendose.

Saludos de Buenos Aires.

Chechu dijo...

@Tunde. No pasa nada si te cae mal el ManUtd, por lo menos eres madridista jajaj
Yo creo que CR ahora no vale eso. Actualmente, sólo Messi los vale.

Anónimo dijo...

te odio tuuuuuuuuuuuuuuffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff juegas mal no sabes nada